Quien mira Prende y Apaga por TN en Punta del Este?

Así pues, vosotros y yo somos el problema, no el mundo; porque el mundo es la proyección de nosotros mismos, y para comprender al mundo tenemos que comprendernos a nosotros mismos. El mundo no está separado de nosotros; somos el mundo, y nuestros problemas son los problemas del mundo. Esto hay que repetirlo una y otra vez, porque tenemos la mentalidad tan aletargada que pensamos que los problemas del mundo no son de nuestra incumbencia; creemos que deben ser resueltos por las Naciones Unidas o relevando a los viejos dirigentes por otros distintos. Es una mentalidad bien torpe la que piensa de ese modo; porque nosotros somos responsables del horrible sufrimiento y confusión que hay en el mundo, de la guerra que nos amenaza. Para transformar el mundo debemos empezar por nosotros mismos, y lo importante en este empezar es la intención. La intención tiene que consistir en comprendernos a nosotros mismos, y en no dejar para otros el transformarse o producir una modificación mediante la revolución de izquierdas o de derechas. Es, pues, importante comprender que ésta es nuestra responsabilidad, la vuestra y la mía; porque por pequeño que sea el mundo en que vivimos, si podemos transformarnos, si podemos hacer surgir un punto de vista radicalmente diferente en nuestra existencia diaria, entonces tal vez afectaremos al mundo en general y a las continuas relaciones de unos con otros.