Camino de Santiago (Roncesvalles- Santiago de Compostela). Verano 2011

Bueno, pues ahora toca mi reflexión final. Esto se acaba, pero ha sido increíble, chic@s. He llegado a pensar en el camino de Santiago como la vida misma, con sus subidas, sus bajadas, sus tramos de luces y sombras, la gente que simplemente te saluda al pasar, o la que te saluda y se sienta un rato a hablar contigo y a contarte sus experiencia personal en el camino, cosas de su lugar de origen, de su vida... Mis inseparables amigas de viaje, Diana y Elena, CHAPEAU por ellas, como suelo decir. Hemos conversado, hemos reído y hemos compartido tantas cosas. Unas palabras no son suficientes para recoger todo lo vivido.
Desde aquí mi invitación a tod@s a ser parte de este camino en algún momento. Es algo que tod@s deberíamos hacer al menos una vez en nuestra vida por todo lo que implica. No es fácil, pero en ello está la magia. Todo reto conlleva un hermoso camino con sus cosas buenas y no tan buenas, pero les aseguro que lo que se alcanza al final merece la pena. Lo vivido es lo que nos llevamos tod@s al final.
¡Mil gracias a tod@s por seguirnos a diario! ¡Dos mil gracias por todos los mensajitos de ánimo y felicitaciones por lo alcanzado! ¡Tres mil gracias por estar siempre ahí! Nos vemos en casa. Un beso fuerte Biểu tượng cảm xúc wink