AdeCcO

A TI AMADA HIJA, FABIANA ALEXANDRA…
Te enseñaré a volar...
pero no volaré tu vuelo. Te enseñaré a soñar...
pero no soñaré tus propios sueños. Te Enseñaré a vivir...
pero tú vivirás tu propia vida. Te enseñaré a cantar...
pero tú cantarás tu propia canción. Te enseñaré a pensar...
pero no espero que pienses como yo. Pero sabré
que cada vez que vueles, sueñes,
vivas, cantes y pienses... ¡Estará en ellos la semilla
del camino que Esperanza
Tu bella madre y yo
Te estamos enseñando.
Te amo hija mía…
Dedicado a ti en tus 26 días.
Tu orgulloso padre
Francisco Javier.